Policía local de Quilmes trasladaba 3.5 millones de pesos y el dinero no llegó a destino

El pasado lunes, un efectivo de la Policía Local de Quilmes se dirigió hasta una distribuidora de Capital Federal para retirar $3.528.000 pesos, pero tras salir de dicha empresa, el oficial aseguró haber sido asaltado.

Paula Serrano, media hermana del policía, vive en Salta, lugar donde es propietaria de una distribuidora mayorista junto a su esposo Mauricio Juarez. Según la denuncia de Paula, ella se comunicó con su familiar para solicitarle un favor: Debía dirigirse hasta una distribuidora de Capital Federal y retirar $3.5 millones de pesos y llevarlos hasta otra empresa para el pago de una mercadería, pero el dinero no llegó a destino.

Image

“Llamé a mi hermano para hacer dicho movimiento de dinero por dos cosas: primero, es mi hermano por parte de padre. Segundo, es policía, por lo que eso me dio la seguridad de que la transacción se iba a realizar con total éxito” contó Paula.






El pasado lunes, el oficial de la Policía Local de Quilmes Santiago T. se presentó en dicha distribuidora de Capital Federal y firmó un comprobante tras cargar los $3.528.000 de pesos en su mochila. Con el dinero en su poder, se retiró del lugar, pero a los pocos minutos se comunicó desde su celular con la hermana para decirle que había sido asaltado por varios delincuentes que lo hicieron subir a una camioneta, abandonandolo en una villa de emergencia porteña.

Paula Serrano y su esposo no creyeron en las palabras del efectivo, ya que aseguran que existen muchas contradicciones en su testimonio, por lo que realizaron una denuncia en Asuntos Internos de la Policía de la Provincia de Buenos Aires (bajo el número de expediente 126429) que tomó la decisión de iniciar un sumario administrativo contra el uniformado para esclarecer el hecho.

Fuentes consultadas por nuestro medio indicaron que efectivamente el oficial Santiago T. pertenece a la fuerza comunal de Quilmes y que dicho lunes se ausentó de su puesto tras asegurar sentirse mal, lo cual consta en el libro de actas. “Hasta el momento no está definida la causa pero la denuncia en su contra es por apropiación indebida. Se inició un sumario y se dio intervención a asuntos internos” aclararon.

Por su parte, el efectivo policial desmiente las acusaciones de sus familiares y jura haber sido víctima de la delincuencia: “Me mandaron a chorear” le dijo el policía a su hermana en un llamado telefónico que mantuvieron.

El matrimonio salteño deberá viajar a Buenos Aires para iniciar un expediente judicial, ya que deben presentar las pruebas de las supuestas contradicciones en la fiscalía porteña, quienes serán los encargados de solicitar las cámaras de seguridad de la zona y comprobar si realmente se trató de un hecho delictivo, mientras que el oficial, en diálogo con Diario San Francisco, detalló “Ya está interviniendo la Justicia. De mi parte ya estoy en contacto con mi abogado para la gente que está difamando y manchando mi nombre ¡Saludos!”.







DEJA UNA RESPUESTA

Por favor ingrese su comentario!
Por favor ingrese su nombre aquí